SENTENCIA TRIBUNAL SUPREMO: INTERVENCIÓN POLICIAL

justicia1

No es aplicable la eximente completa de cumplimiento de un deber o ejercicio legítimo de un derecho, oficio o cargo, cuando el recurso a la fuerza no es racionalmente necesario para la defensa de los intereses públicos.

Fuente: http://laadministracionaldia.inap.es

Confirma el TS la condena impuesta al recurrente, agente de la Policía Nacional, como autor de un delito de lesiones de los arts. 147.1 y 148.1 del CP. Del relato fáctico se desprende que el actor decidió reprimir la actitud molesta de la víctima, y usando de la porra o defensa reglamentaria que llevaba, le golpeó con suma fuera varias veces, fracturándole tres costillas

Pretendiéndose la aplicación de la eximente completa prevenida en el art. 20.7 del CP, que establece que están exentos de responsabilidad criminal los que obren en cumplimiento de un deber o en el ejercicio legítimo de un derecho, oficio o cargo, es necesario que se den unos requisitos que en este caso no concurren. Así, el acusado no realizó un uso racional de la fuerza para la tutela de los intereses públicos, pues no es necesario utilizar la fuerza para reprimir una actuación simplemente “molesta” de un ciudadano, que ya había sufrido ciertas lesiones en una contienda previa, máxime cuando el imputado disponía del apoyo de otros dos compañeros, por lo que la víctima no representaba peligro alguno. Incluso aunque la víctima se encontrase agitada, la reacción policial no puede consistir en el recurso a la fuerza bruta, dado que existen procedimientos para intentar calmar a los ciudadanos molestos y agitados, sin necesidad de romperles las costillas.

Boletín informativo



 

Webs de interés

Homepage-Sicherheit